Liderar desde el Corazón

Liderar desde el corazón es tener la capacidad de inspirar a otros a que busquen y realicen sus sueños, a que crean en ellos y les den un espacio en su vida, a no dejar para mañana lo que en el fondo nos hace feliz hoy.

Está lleno de gente que al llegar a sus últimos años de vida se arrepintieron de no haberse atrevido a seguir sus sueños, a escuchar su corazón.

Nunca es demasiado tarde para escuchar tu voz interior. Nunca es demasiado tarde para perseguir tus sueños.

Escucha, Sueña y ponte en Acción!!

Anuncios

Integridad, Confianza y Liberación

Ayer después de una clase de inteligencia emocional, se me acercaron algunos alumnos a compartirme sus inquietudes. Uno de ellos estaba preocupado de cuál era el límite para no pasar a llevar “su integridad” y quedarse en una empresa en que había cambiado y que no le gustaba la dirección que estaba tomando.

Yo le pregunté: Cuál es el límite tu dignidad? El sonrió, se dio cuenta que de momento eran las ideas que ya no compartía y por eso debía irse, ya que nadie realmente le había faltado el respeto. Me agradeció y dijo que se daba cuenta “que tan importante como la integridad, era la confianza en uno mismo”; y que me seguiría contando como avanzaba su búsqueda laboral.

La integridad es parte de la autorregulación emocional, y tan importante como lo anterior es la confianza que es parte de la autoconciencia emocional; ya que si nuestra autoestima está debilitada veremos enemigos en todos lados.

Al final, en el fondo de tu corazón nadie puede dañarte y sólo tú puedes liberarte, al atreverte a conocerte.

Liderar desde el Corazón

Es volver al origen, a la inocencia de la niñez desde la sabiduría de quienes somos, sin dejarnos llevar por la desesperanza de las malas experiencias. Es volver a conectar con la verdad del otro desde mi verdad, es volver a atrevernos a ser nosotros, aunque eso nos haga sentirnos vulnerables. es volver a reír y creer que las cosas son posibles, porque hemos vuelto a creer en nosotros. Que tengan una maravillosa semana!!

Estrategias sencillas para desactivar la ansiedad

La ansiedad puede ser muy molesta y traernos graves consecuencias en distintos niveles -físico, emocional, laboral y personal. A continuación te sugiero algunas ideas para desprogramar la ansiedad inspiradas en unas recomendaciones de otros autores, principalmente de Deepak Chopra, con algunos comentarios míos desde mi experiencia personal:

  1. Cuando sientas ansiedad, no la conviertas en una decisión de esto o aquello, no le des más fuerza.
  2. En vez de darte por vencido(a) o resistir, haz lo siguiente: sal del lugar, pospón tu decisión, busca una distracción, haz una pausa y mírate a un espejo y respira profundo o haz otra cosa placentera.
  3. No pienses en derrotar tu ansiedad. Piensa más bien que estás borrando poco a poco algo que se grabó en tu cuerpo.
  4. Cuando sientas desaliento por haberte dado por vencido(a), quédate con tus sentimientos en vez de desecharlos, escúchate a tí mismo(a).
  5. Acallar una ansiedad nunca funciona, porque nunca tendrás suficiente de lo que no quieres.
  6. Busca lo que en realidad quieres, ya sea amor, comodidad, aprobación o seguridad. Tiene que ser en ti, sino siempre tu paz interior dependerá de otros.
  7. Persigue tu necesidad real. Al hacerlo, la ansiedad automáticamente perderá consistencia y con el tiempo se desvanecerá.
  8. Si por cualquier razón puedes darle la espalda a tu antigua ansiedad, aprovecha ese momento, incluso si la ansiedad regresa. Cada pequeña victoria le imprime un nuevo patrón al cerebro.
  9. Nunca te des por vencido(a). Siempre vale la pena cuidar de ti!!

Ser ya no es importante si no eres capaz de exhibir lo que eres o lo que tienes

A continuación, un extracto de un artículo sobre Byung-Chul estrella de la filosofía alemana y sucesor de Sloterdijk, sus palabras hablan por sí mismas…no quiero opinar…sólo los invito a reflexionar…

En la antigüedad, lo importante era el ser, pero el capitalismo impuso el tener. En la actual sociedad del espectáculo, sin embargo, domina la importancia del parecer, de la apariencia. Así lo resume Han: “Hoy el ser ya no tiene importancia alguna. Lo único que da valor al ser es el aparecer, el exhibirse. Ser ya no es importante si no eres capaz de exhibir lo que eres o lo que tienes. Ahí está el ejemplo de Facebook, para capturar la atención, para que se te reconozca un valor tienes que exhibirte, colocarte en un escaparate”. Y el mundo de la apariencia se nutre de las aportaciones de los medios de comunicación. Pero hay una gran diferencia entre el saber, que exige reflexión y hondura, y el conocer, que no aporta verdadero saber. “La acumulación de la información no es capaz de generar la verdad. Cuanta más información nos llega, más intrincado nos parece el mundo”.

Publicado en El País, por 

Concentrarse en el presente nos hará más felices…y más productivos…

Un estudio de Harvard dice que nuestras mentes están divagando casi el 47%  del tiempo. Ahora, …imagina pasar casi la mitad de tu vida perdido en tus pensamientos….es fuerte….pero posiblemente así muchos estamos pasando nuestra vida…si no hacemos algo consciente para cambiarlo.

Andy Puddicombe– Experto en Mindfulness, creó un método después de estar mucho años meditando para aprender a estar en el aquí y en el ahora…yo lo estoy practicando y te invito a hacerlo…aquí algunas recomendaciones, no obstante si quieres saber más te invito a comprar alguno de sus libros, o entrar a su web donde te regala 10 días para probar este estado…

  • 10 minutos para cuidar de nuestra mente.
  • Busca un lugar cómodo, de preferencia sentado.
  • Respira profundamente y observa el lugar donde estás…luego cierra los ojos.
  • No te preocupes de pensar ni hacer nada: ve los pensamiento ir y venir con una mente relajada y concentrada.
  • Puedes escanear tu cuerpo y observar cómo se siente, sin juicio.
  • Si te das cuenta que te fuiste a otro lugar, vuelve a respirar.
  • Finalmente vuelve a abrir los ojos, disfruta de la sensación que sientes antes de incorporarte en lo que tengas que hacer…

No podemos cambiar las cosas que nos han sucedido, pero sí la forma en que las experimentamos. Aprender a estar en el aquí y ahora, sin juzgar puede resultar muy revelador y sanador. Estar más conscientes y menos distraídos.